Cuando el papa Francisco llegó para su primera visita a Nueva York, nuevamente se trasladó en el asiento trasero de un pequeño Fiat 500L, que era escoltado por grandes camionetas.

Docenas de vehículos conformaban su caravana: motocicletas, Chevrolet Suburban y el auto papal, seguido por más camionetas y más vehículos de la policía.

Francisco prefiere usar autos modestos, como parte de su énfasis en la sencillez y en el rechazo al consumismo. Usa un Ford Focus para desplazarse en el Vaticano. En su visita a Corea del Sur, usó un Kia.

Su modesta selección del jueves contrastaba con los autos de los agentes de seguridad de Estados Unidos que lo resguardaban. Llegó a Manhattan en un helicóptero procedente del aeropuerto Kennedy, y ahí se subió al Fiat. Mientras la caravana avanzaba lentamente hacia la Catedral de San Patricio, el papa bajó las ventanillas y saludó a la multitud. Luego se subió al papamóvil marca Jeep y llegó en él a la catedral.

Pero los vehículos grandes no son sólo para fanfarronear, de acuerdo con Joseph LaSorsa, exagente del Servicio Secreto de Estados Unidos que tiene una compañía consultora en North Carolina.

"Creo, en este caso, que lo que ves son vehículos que funcionan como bloqueadores para proveer una barricada móvil", dijo.

La iniciativa interdependencias responsable por este nivel de seguridad no reparará en gastos, considerando la significancia histórica de la visita del papa, agregó. Entre más grande sea el vehículo, más pesado es, y el nivel de seguridad no es distinto al que se usa para el presidente Barack Obama, precisó.

"Sí, está enviando un mensaje sobre quién es, un papa modesto, pero la caravana está ahí por razones de seguridad", dijo LaSorsa.

Pese a la elevada seguridad, la multitud estaba emocionada. Miranda Cespedes caminó a East River para poder mirar la caravana.

"¡Ahí está!", gritó cuando se aproximaba el papa. "¡Te amamos!".

Aun cuando reía, se limpió una lágrima después que pasó Francisco.

"No puedo creer que lo vi", dijo. "Iba muy lento. Me siento muy afortunada".

___

El periodista de The Associated Press Jonathan Lemire contribuyó a este despacho.