Dos años después de dominar este torneo para conquistar la Copa FedEx, Henrik Stenson volvió a lucir el jueves, hasta que se estancó en el final de la ronda para firmar una tarjeta de 63 golpes, siete bajo par, con lo que lidera el Tour Championship.

Stenson realizó un disparo con la madera cuatro desde unos 280 metros, para dejar la pelota a menos de ocho del hoyo nueve, un par cinco, para apuntarse un eagle. Añadió dos birdies para colocarse en ocho bajo par después de 12 hoyos.

En el resto de la ruta se anotó sólo par, e incurrió en su único bogey en el hoyo 17. Con todo, tomó una ventaja de dos golpes sobre Paul Casey.

Es apenas el comienzo de la actuación de Stenson en un campo en el que se desempeña bien. Hace dos años, abrió con una tarjeta de 64, amplió su ventaja incluso a nueve golpes en la tercera ronda y se unió a Tom Watson como los únicos golfistas que han conquistado el certamen tras liderar todas las rondas.

El año pasado, Stenson no disputó el torneo, pues fracasó en su intento de colocarse entre los 30 mejores golfistas, que se clasifican para el último certamen de la Copa FedEx.

"Quería volver acá y comenzar rápido. Desde luego que lo hice", comentó el sueco.

Jason Day, en su primer torneo como el mejor golfista del ranking, le siguió el paso a Stenson hasta que se equivocó. Consiguió birdie en sus primeros tres hoyos, pero su drive hacia el 5, un par cuatro, envió la pelota a una arboleda ubicada la derecha. La pelota rebotó por encima de una cerca y quedó fuera de los límites reglamentarios del campo.

El australiano quedó condenado a un triple bogey y no pudo reaccionar. Firmó una tarjeta de 69, a seis del líder.

"Desearía decir que soy una máquina y que puedo hacer tiros certeros siempre, a 315 yardas", dijo Day. "Desafortunadamente, es de humanos errar... El triple bogey fue decepcionante, pero es muy pronto en el torneo, así que no puedo obsesionarme con eso".

Rory McIlroy comenzó lento, finalizó su recorrido por los primeros nueve hoyos con tres birdies en fila y se anotó un 66, empatado con Zach Johnson, el monarca del Abierto Británico.

Jordan Spieth jugó sin tensión y cometió pocos errores. Simplemente no pudo generarse mejores oportunidades de birdie.

Se anotó tres y completó su ronda en 68 golpes, para unirse a un grupo numeroso, donde figuran también Brooks Koepka y Brandt Snedeker.