Un funcionario extranjero que use un servidor privado de correos electrónicos para comunicarse representaría una oportunidad de espionaje para Estados Unidos, indicó el director de la Agencia Nacional de Seguridad, Mike Rogers

Rogers dijo a los senadores en una audiencia el jueves que no quería ser arrastrado a la controversia del email de Hillary Clinton. Pero reconoció ante el senador Tom Cotton, republicano de Arkansas, que las comunicaciones de altos funcionarios de Estados Unidos son muy buscadas por agencias de inteligencia extranjeras.

Agregó que si se enteraba que un alto funcionario extranjero enviaba emails a través de un servidor privado, lo consideraría una oportunidad para recabar inteligencia.

Clinton pidió una disculpa por haber utilizado un servidor privado de email como su cuenta exclusiva de correo para temas gubernamentales cuando fue secretaria de Estado, pero el tema todavía ensombrece su campaña presidencial.