La decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos de no aumentar por ahora las tasas de interés dará cierto alivio a los países en vías de desarrollo que tratan de reformar sus economías, indicó el presidente del Banco Mundial el jueves.

En entrevista con The Associated Press, Jim Young Kim señaló que la disminución del ritmo de crecimiento en China era "enteramente predecible" pero que esa reducción llevará a una expansión más sostenible de esa economía en el largo plazo.

Kim habló con la AP previo a la reunión patrocinada por Naciones Unidas para alcanzar nuevas metas sostenibles de desarrollo a 15 años.

Indicó que la subida de tasas, que se encuentran en niveles mínimos cercanos a cero, es una cuestión de cuándo se hará, no de si se hará.

"Esto nos ha dado más tiempo para ir a los mercados emergentes y los países en desarrollo y decir, tienen un poco de prórroga", dijo Kim.

El Banco Mundial aprovechará ese tiempo adicional para alentar a esos países a que realicen las reformas necesarias para asegurarse de que "cuando las tasas suban no ocurran estos éxodos masivos de inversores", dijo Kim.

El cambio de China de una economía impulsada por las exportaciones a una en la que predominan los servicios y el consumo ha provocado algunas "sacudidas" naturales en su tasa de crecimiento, aseguró Kim. Sin embargo, China sigue comprometida con el proceso de reforma, lo que debe llevar a un "crecimiento mayor y más sostenible", señaló.