Más de 200 pobladores liberaron el jueves a 17 extranjeros, la mayoría turistas, que mantenían retenidos desde la víspera en una zona amazónica cercana de un parque natural con alta biodiversidad en protesta contra el gobierno porque las autoridades detuvieron la construcción de una carretera.

"Ya se autorizó el retiro de los turistas que han estado retenidos. Justo ellos se están embarcando rumbo a un albergue", dijo a The Associated Press Pedro Gamboa, jefe del Servicio Nacional de Áreas Protegidas. Indicó que de los 17 extranjeros, ocho son de Alemania, dos de Bélgica, tres de España, dos de Holanda, uno de Indonesia y otro de Estados Unidos.

Los turistas habían partido de la ciudad de Cusco con la intención de visitar el parque natural del Manu, que posee una diversidad de ecosistemas poco intervenidos por el hombre.

Junto a los turistas también estuvieron retenidas otras 13 personas entre empleados de turismo, guardias forestales. Gamboa explicó que los pobladores de tres comunidades quieren que se continúe la construcción de una carretera 25 metros de ancho que no cuenta con permisos ambientales porque se teme que sirva para facilitar la minería ilegal de oro y tala de árboles abundante en la región.

Desde la madrugada del miércoles los turistas fueron obligados a abandonar sus botes y permanecer en la orilla del río Manu. "Muchos turistas han pasado una mala noche, con malas comidas y poca agua, algunos parecen estar deshidratados", dijo por teléfono a la AP Froilán Neyra, uno de los guías de turismo que también permaneció retenido.

El ministerio de Turismo exhortó a los pobladores en un comunicado "a no involucrar a los turistas en sus reclamos de índole social, pues se afecta la imagen del Perú como destino turístico".