Diplomáticos holandeses desean que el jefe de derechos humanos de Naciones Unidas envíe una misión para reportar posibles abusos y delitos relacionados con el conflicto en Yemen, casi como un desafío a Occidente y a otros países para que se pronuncien en contra de una guerra que ha incluido un violento poder aéreo saudí y ha causado la muerte de más de 2.100 civiles.

Holanda presentó una resolución el jueves al Consejo de Derechos Humanos de la ONU junto a otra promocionada en conjunto con Arabia Saudí, que ha llevado a la coalición respaldada por Estados Unidos a una lucha contra los rebeldes chiíes conocidos como hutíes en el vecino Yemen. La resolución saudí-yemení pretende que la oficina del Alto Comisionado de los Derechos Humanos, Zeid Raad al-Hussein, aporte "asistencia técnica" al gobierno de Yemen.

La resolución holandesa prepara el camino para que una discusión diplomática extraoficial apruebe una resolución que podría, o no, autorizar la creación de una misión de investigación en Yemen antes de que concluya el 2 de octubre la sesión de tres semanas del consejo. El Consejo de Derechos Humanos no tiene el poder de obligar a que los países actúen, pero sus acciones pueden destacar las violaciones a derechos humanos.

Philippe Dam, el vicedirector del Observatorio de Derechos Humanos en Ginebra, elogió la "importante demostración de liderazgo ejemplar" de Holanda y dijo que los países árabes como Arabia Saudí parecen "determinados a evitar cualquier análisis" de la guerra en Yemen.

La medida holandesa pone a Estados Unidos en la postura de tener que decidir entre las resoluciones de dos aliados sobre la crisis en Yemen, un país en donde se han llevado a cabo ataques desde drones de Estados Unidos contra al-Qaeda a lo largo de los años. El embajador de Estados Unidos al consejo, Keith Harper, no tuvo respuesta a la resolución.

El primer ministro yemení, Khaled Bahah, dijo a la prensa el jueves desde la ciudad yemení de Aden que "todas las opciones están sobre la mesa".

___

La periodista de The Associated Press Cara Anna en Naciones Unidas contribuyó a este despacho.