El ejército estadounidense detuvo temporalmente la destrucción de un arsenal químico en una instalación de Colorado para reparar una pequeña abolladura en la puerta de una cámara usada para detonar los cartuchos que contienen el agente usado en el gas mostaza.

La abolladura no era suficiente para causar que los químicos escaparan y nadie resultó herido, indicó el jueves el vocero del depósito Pueblo Chemical, Tom Schultz.

Personal descubrió el daño el 7 de agosto y ya se llevan a cabo las reparaciones. Schultz dijo que las operaciones podrían reanudarse el 5 de octubre.

La abolladura estaba en la superficie de una puerta que se cierra sobre el frente de la cámara para formar un sello. Tiene una dimensión de medio centímetro (un cuarto de pulgada) de largo, detalló Schultz.

Las autoridades creen que la abolladura fue causada por un fragmento de metal que se atoró en la puerta al ser cerrada y sellada a presión. Las cuadrillas la detectaron cuando limpiaban la cámara tras destruir un grupo de cartuchos.

Los sensores no detectaron fuga alguna cuando se hicieron las pruebas a la cámara antes de la destrucción ni durante el proceso de destrucción, explicó Schultz.

El ejército usa la cámara para destruir y neutralizar cartuchos que contienen el químico. Es uno de los métodos que las fuerzas armadas emplearán en Pueblo para destruir unos 780.000 cartuchos que contienen 2.600 toneladas de agente mostaza para cumplir con las disposiciones de un tratado de internacional de 1997 que prohíbe todas las armas químicas.

El agente mostaza puede causar desfiguraciones o muerte mediante el daño a la piel, los ojos o las vías respiratorias.

En la cámara sólo se destruirá una pequeña porción del agente mostaza que se encuentra en el depósito Pueblo. Las cuadrillas desmantelarán y neutralizarán la mayoría de los cartuchos en una planta altamente automatizada que costó 4.500 millones de dólares y que, de acuerdo con los cálculos, comenzará a operar el próximo año.

Los proyectiles que están dañados y no pueden ser destruidos en la planta se hacen estallar en la cámara. Las cuadrillas los colocan dentro de la cámara junto con cargas explosivas, la sellan y los detonan a control remoto. Para neutralizar el agente mostaza inyectan otros productos químicos en la cámara.

El arsenal que se encuentra en el depósito Pueblo tardará cuatro años en ser destruido por completo.

El ejército almacena otras 523 toneladas de gas mostaza y agentes mortales que atacan el sistema nervioso en el depósito de Blue, Kentucky. Se espera que en las instalaciones de Blue Grass comience la destrucción de armas en 2016 o 2017, para finalizar en 2023.

___

Dan Elliott está en Twitter como http://twitter.com/DanElliottAP