Mauricio Macri, el principal candidato de la oposición a la presidencia argentina, aseguró el jueves que participará en un debate preelectoral pese a que el oficialista Daniel Scioli desistió de asistir, lo que lo convirtió en blanco de las críticas.

"Sí, voy a ir al debate, pero me parece que se desnaturaliza, porque es medio debate... Va a ser extraño, no va a ser lo que los argentinos esperan", dijo Macri a Radio Mitre tras ser preguntado insistentemente si estaba dispuesto a debatir ante la ausencia del candidato peronista, favorito en las encuestas.

"¿Eso será un debate? Para mi es cuando podemos lidiar entre el que gobierna y las alternativas cuáles son las distintas visiones y propuestas", afirmó el alcalde saliente de Buenos Aires, sobre el cual surgieron versiones en las últimas horas de que iba a tomar la misma decisión que su rival.

Scioli, gobernador de la provincia de Buenos Aires, decidió no participar en el debate previsto para el 4 de octubre en la facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires por considerar que falta una normativa que establezca reglas claras para llevarlo a cabo.

Alberto Pérez, jefe de gabinete de ministros provincial y quien actúa de portavoz de Scioli, argumentó la víspera que es necesario "en el plano electoral una ley de debate para establecer bien las pautas, dónde se hace, cómo se hace, con cuántos candidatos, como está regulado en Brasil y en muchos países modernos del mundo".

El jefe de gabinete nacional, Aníbal Fernández, defendió el jueves la postura del candidato oficialista al señalar que "no está dado el marco" para realizar un debate porque "no hay reglas de juego" y "todo sería una batalla campal verbal".

Scioli recibió una lluvia de críticas por parte de los otros cinco aspirantes a la presidencia.

El peronista disidente Sergio Massa, tercero en las encuestas, acusó al gobernador de obedecer las instrucciones de la presidenta Cristina Fernández.

"Que deje de esconderse, el país necesita saber cómo vamos a gobernar y los candidatos estamos obligados a debatir", lo increpó a su vez la centroizquierdista Margarita Stolbizer.

El izquierdista Nicolás Del Caño afirmó que Scioli "se baja del debate presidencial para ocultar el ajuste que prepara" en caso de resultar electo.

El debate en la facultad de Derecho es impulsado por la organización no gubernamental Argentina Debate y coordinado por periodistas políticos reconocidos, los cuales consensuaron con los equipos de campaña de los candidatos los ejes temáticos y las reglas para la discusión.

En Argentina nunca hubo un debate presidencial con la participación de todos los candidatos.