Negociadores del presidente Juan Manuel Santos en el proceso de paz con las FARC aseguraron el jueves que, de alcanzarse un acuerdo, el grupo guerrillero no entregará sus armas al gobierno colombiano.

"Aquí no hay discusión: es claro que las FARC no le van a entregar las armas al gobierno", sostuvo en rueda de prensa en La Habana el Alto Comisionado para la Paz colombiano Sergio Jaramillo.

Sin embargo, el funcionario advirtió que el grupo rebelde entregaría esas armas "a alguien que tiene que, de manera verificable, demostrar que esas armas fueron destruidas o que no están ya en poder de las FARC".

Por su lado Humberto de La Calle, jefe negociador del gobierno, aclaró que "no habrá armas en poder de las FARC, es tan sencillo como esto. El cómo se hace la dejación de armas está por discutir en la mesa, pero se hará sobre la base de la garantía, la transparencia, que implica que no habrá armas en poder de las FARC".

De La Calle lamentó que se haya generado "una discusión ficticia en Colombia que trata de decir que dejación no equivale a entregar y se quiere generar una sospecha inexistente".

El miércoles, Santos y las FARC anunciaron un acuerdo trascendental que prepara el terreno para poner fin al conflicto armado más antiguo de América Latina. Se trata del punto de las víctimas, que incluía la justicia transicional o la forma en que los rebeldes -si se firma un acuerdo de paz- pagarán por sus delitos.

Fue tal el éxito del encuentro en La Habana entre Santos y el máximo jefe de las FARC, "Timochenko", que ambos pusieron plazo para que finalice oficialmente el conflicto colombiano: el próximo 23 de marzo.

Sobre el tema de la extradición de guerrilleros a otros países, especialmente a Estados Unidos, Jaramillo observó que Santos tiene la última palabra pero recordó que alguna vez el mandatario dijo que nadie iba a hacer un proceso de paz para terminar extraditado. Sin embargo, señaló que "las condiciones de extradición las establecerá el acuerdo final".

En tanto, De La Calle explicó que "habrá un mecanismo que implique, entre otras cosas, una refrendación y la conversión de lo que aquí se acuerde en normas jurídicas vinculantes de tal manera que se proyecte a futuro y que no pueda ser echado atrás sencillamente por las vicisitudes de cualquier gobierno nuevo".

El jueves varias víctimas de las FARC expresaron opiniones disímiles sobre el acuerdo alcanzado la víspera en Cuba.

"Estoy gratamente sorprendida porque yo honestamente no pensé que fueran a llegar a este nivel" en la negociación, dijo a The Associated Press la congresista Clara Rojas, quien permaneció secuestrada por las FARC en la selva colombiana durante seis años.

"Desde hace mucho yo ya no guardo rencor contra nadie", comentó Rojas, quien en febrero de 2002 fue secuestrada junto a la política colombo-francesa Íngrid Betancourt.

Rojas fue liberada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en enero de 2008 y Betancourt rescatada por el ejército colombiano seis meses después. Las dos eran aspirantes a la presidencia y vicepresidencia en las elecciones de 2002.

Mucho menos satisfecho que Rojas dijo estar el general en retiro de la policía Luis Mendieta, quien estuvo en poder de las FARC por casi 12 años.

"No se ha hecho ni verdad, ni justicia, ni reparación", expresó por teléfono a AP Mendieta, retenido por la guerrilla en noviembre de 1998 durante la toma de la ciudad de Mitú, en el sureste colombiano.

Para el ex oficial es importante saber qué va a pasar con los guerrilleros si se firma la paz porque, según sus palabras, si quedan libres en los lugares donde hoy están van a seguir ejerciendo presión sobre la comunidad.

Jorge Guillermo Guevara, hermano del coronel de la policía Julián Guevara quien murió en la selva cuando estaba en poder de las FARC, opinó que si bien su familia aún no se ha repuesto del doloroso hecho, por la paz hay que hacer cualquier sacrificio.

"Nosotros sabemos que los guerrilleros han hecho cosas supremamente malas, pero uno dice ¿esto debe continuar así? Yo creería que no... Si el caso es poder sacar 10.000 fusiles o más para que no sigan matando soldaditos y policías rasos... pues bienvenida" la paz, observó Guevara en conversación con AP.

El coronel Guevara fue secuestrado junto a Mendieta en la toma guerrillera de Mitú. Falleció en enero 2006 al parecer de un problema pulmonar.

Ana del Socorro Valencia, cuyo hijo Diyer Andrés Varona fue asesinado por el ejército y presentado falsamente como un delincuente muerto en combate, cuestionó las bajas penas que recibirían los guerrilleros de las FARC. "Es inaudito lo que hicieron ayer en La Habana. Imagínese cómo va a ser que esa gente que le hace tanto daño a las personas apenas paguen ocho años de cárcel. A mí no me gustó eso... Las penas deberían ser más altas", dijo a AP.

--------

El periodista de The Associated Press Libardo Cardona contribuyó con este informe desde Bogotá, Colombia.