Una camioneta deportiva que iba repleta con al menos 15 personas volcó durante una persecución policiaca la madrugada del jueves en el sur de Texas, dejando un saldo de seis personas muertas y siete heridas, algunas de las cuales eran centroamericanas, informó la policía.

La policía trata de determinar quién iba conduciendo la camioneta Ford Explorer 2003 cuando se accidentó en Edna, a 144 kilómetros (90 millas) al suroeste de Houston. Dos personas se dieron a la fuga pero lograron ser localizadas y detenidas, dijo el jefe de la policía, Clinton Wooldridge.

Las autoridades intentaban identificar a las víctimas, algunas de las cuales provenían de Honduras y Guatemala, de acuerdo con Wooldridge. El jefe no tenía información sobre su situación migratoria, pero añadió que el vehículo parecía haber sido adaptado para que cupieran en él más pasajeros.

"Los policías notaron que el asiento trasero el vehículo había sido doblado y que un asiento de en medio había sido retirado, aparentemente para crear más espacio en el vehículo", dijo Wooldridge.

El jefe agregó que las dos personas que trataron de escapar fueron arrestadas por las autoridades migratorias.

Cinco heridos que fueron atendidos en el Hospital del Condado Jackson en Edna recibieron el alta y están bajo custodia de agentes de la patrulla fronteriza, informó la vocera del hospital, Donna Coleman, quien señaló que otras dos personas están en un hospital en la cercana ciudad de Victoria y se encuentran estables.

Leticia Zamarripa, vocera del Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés), dijo que seguía reuniendo información sobre la participación de su agencia en el caso.

Los agentes trataron de detener la camioneta por una infracción vehicular, pero el conductor aceleró, dando comienzo a la persecución. Cuando el vehículo parecía entrar en la autopista 59, comenzó a dar volteretas, dijo la policía.

Cuatro personas murieron en el lugar y dos más en hospitales, dijo Wooldridge.

No es raro que vehículos llenos de inmigrantes que entran de manera ilegal a Estados Unidos se vean involucrados en accidentes mortales cuando los transportan de la frontera.

El año pasado, un adolescente del sur de Texas fue sentenciado a 20 años de prisión tras ser declarado culpable de un accidente de 2012 en el que murieron nueve inmigrantes. El adolescente escapaba de la patrulla fronteriza cuando la camioneta en la que llevaba al menos a 17 inmigrantes se volcó. En otro caso, un mexicano fue sentenciado a 45 años de cárcel por un choque que dejó siete inmigrantes muertos en 2013.