Diplomáticos de alto nivel de Gran Bretaña, Francia, Alemania y la Unión Europea se reúnen el jueves en París con el objetivo trazar una posible nueva estrategia diplomática para el final de la guerra en Siria.

La reunión coincide con una nueva estrategia de Rusia y con el aumento de las acciones militares de Francia y Gran Bretaña en la región. Funcionarios europeos advierten con una urgencia renovada que la crisis migratoria no terminará si no se haya un solución política para Siria.

El miércoles, la canciller alemana Angela Merkel se mostró a favor de incluir al presidente sirio, Bashar Assad, en la mesa de negociaciones en el futuro. "Creo que uno tiene que hablar con muchos actores. Esto incluye a Assad", dijo.