Un suicida se inmoló en el interior de una mezquita de la capital de Yemen, Saná, durante las oraciones por la festividad musulmana del Eid al-Adha matando a 25 personas, dijeron funcionarios de seguridad.

Docenas de personas resultaron heridas también en la explosión del jueves en la mezquita al-Bolayli, apuntaron los funcionarios, que se mantienen neutrales en el conflicto que ha dividido al país. El templo está localizado en una zona donde muchos apoyan a los rebeldes chiíes, o hutíes, que controlan Saná.

El suicida llevaba un explosivo en su zapato, que causó el primer estallido, dijeron los responsables. Cuando los fieles corrieron hacia la puerta, se inmoló en medio de la multitud.

Los funcionarios hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a informar a los periodistas.

En el exterior de la mezquita había charcos de sangre y restos de las piezas que decoraban la fachada, que resultó dañada en la explosión. Policías y algunos combatientes hutíes inspeccionaron la zona tras el atentado.

El Eid al-Adha, también conocido como fiesta del sacrificio, es una fecha importante para los musulmanes.

La guerra en Yemen enfrenta a rebeldes hutíes y a tropas leales al ex presidente Ali Abdulá Saleh contra un grupo heterogéneo formado por separatistas del sur, milicias y tribus locales, insurgentes suníes y partidarios del presidente Abed Rabbo Mansur Hadi.