Las cuentas del rosario cuestan 175 dólares. Suena un tanto caro, pero el anuncio de Craiglist dice que incluyen entradas para ver al papa Francisco. Lo mismo que los boletos de tren de 10 dólares ofrecidos por 85 dólares en otro aviso.

Durante la gira del popular pontífice por Estados Unidos, que el jueves le llevará a Nueva York el fin de semana a Filadelfia, los revendedores se muestran creativos para asegurarse de que sus anuncios no se borran ni se pierden entre las docenas de ofertas de boletos que se suben cada día.

Las mismas entradas que los organizadores de la visita repartieron gratis en parroquias y a través de internet hace varias semanas se ofrecen ahora en un mercado al legal por cuantiosas sumas.

¿Quiere una oportunidad de ver al papa Francisco el viernes en el Central Park de Nueva York? Eso serán 100 dólares. O quizá quiera verle en el escenario con Mark Wahlberg, Aretha Franklin y Sister Sledge. Las entradas para la Fiesta de las Familias en Filadelfia el próximo sábado se venden a partir de 25 dólares.

En Craiglist, un anuncio de boletos para ver al papa en Central Park aparecía bajo otro de entradas para el concierto de la estrella del pop Ariana Grande la noche siguiente en Brooklyn.

La Iglesia y líderes civiles denunciaron estas ventas y pidieron a los sitios web que retiren los avisos. El sitio web eBay los ha eliminado, señalando que las operaciones violan las normas de su servicio. En Craiglist seguían apareciendo avisos nuevos. El sitio no respondió a un mensaje sobre el tema el miércoles.

"Es repugnante que alguien tome una entrada gratis para que una persona vea a Su Santidad y decida revenderla", dijo el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio. "Nadie debería comprar una entrada como esa. Es absolutamente inconsistente con todo lo que defiende este papa".

Los organizadores ofrecieron 80.000 entradas al público para la procesión en Central Park y 30.000 en total para Filadelfia, 10.000 para cada uno de sus tres actos al aire libre: la Fiesta de las Familias, una misa y un discurso sobre la inmigración y la libertad religiosa en el Independence Hall.

Los revendedores empezaron a buscar negocio casi de inmediato, provocando una airada respuesta de un usuario de Craiglist que los acusaba de haber arruinado una "oportunidad única en la vida" de ver al papa Francisco.

Varios vendedores, incluida la persona que ofrecía cuentas de rosario, no respondieron a peticiones de comentarios.

Algunas de las personas que ofrecían entradas eran más caritativas y las regalaban porque no querían que se desperdiciaran. Una pedía una redacción de una página a los interesados para decidir quién debía recibir las entradas.

Un vendedor ofrecía un lote de tres entradas a la Fiesta de las Familias a cambio de 500 dólares que dijo donaría a la beneficencia.

___

La periodista de Associated Press Colleen Long en Nueva York contribuyó a este despacho.