Los futuros esfuerzos de reconstrucción causados por un incendio forestal declarado al norte de San Francisco, que provocó daños por valor de varios cientos de millones de dólares, serán una oportunidad para mejorar las pobres infraestructuras en el poco poblado condado de Lake, señalaron las autoridades de California.

"Podemos y haremos esto mejor. Lo he visto una y otra vez, desastre tras desastre", dijo Mark Ghilarducci, director de los Servicios de Emergencia de la Oficina del Gobernador de California.

Los planes de recuperación contemplarán la construcción de más carreteras modernas y de sistemas de alcantarillado en zonas que no los tienen, señalaron las autoridades.

Aunque mucha gente piensa ya en las tareas de reconstrucción, los bomberos siguen luchando contra las llamas. El miércoles se encontró otro cuerpo entre los escombros en el condado de Lake, elevando a seis los muertos por ese fuego y otro en el norte de California, dos de los incendios más destructivos que se registran en el estado en la memoria reciente.

También el miércoles, las autoridades señalaron que el incendio que destruyó 12 casas al sur de San Francisco estaba relacionado con el suicidio de un hombre.

El incendio del condado de Lake destruyó 1.900 estructuras, incluidas 1.238 hogares, y dejó a 3.000 personas sin hogar, dijo Ghilarducci. Las llamas han calcinado 305 kilómetros cuadrados (118 millas cuadradas).

Agentes de la policía del condado dijeron haber encontrado los restos en la golpeada zona de Cobb. Se cree que el fallecido es Robert Taylor Fletcher, de 66 años y que fue visto por última vez el 16 de septiembre. Su casa quedó destruida. El forense no ha confirmado su identidad.

Aún desaparecido estaba Robert Litchman, de 61 años y de la zona de Seigler Canyon. Otras tres personas han aparecido muertas entre los restos del incendio en el condado de Lake.

En otro incendio forestal unos 270 kilómetros (170 millas) al sureste, en las faldas de Sierra Nevada, se encontraron dos cuerpos en sendas viviendas. Ese fuego ha consumido 284 kilómetros cuadrados (110 millas cuadradas).

Los dos continúan activos, pero la lluvia y un clima más fresco han ayudado a los bomberos a ganar terreno y ambos están contenidos en un 80%.