Un presunto miembro de un cártel de la droga mexicano acusado de ataques donde murieron unos 20 policías y soldados fue capturado, según informaron el miércoles ambos cuerpos.

El sospechoso fue identificado como Yhovany Castro Urbano, de 27 años, dijo el jefe de la Comisión Nacional de Seguridad de México, Renato Sales.

Castro Urbano había estado relacionado con una emboscada del 6 de abril en el estado occidental de Jalisco, donde murieron 15 agentes policiales estatales, explicó Sales.

El detenido estaría vinculado también en un ataque de 2014 en el que fallecieron cuatro soldados, además de a otra emboscada, agregó el funcionario.

Castro Urbano supervisaba la producción de drogas y el robo de combustible para un cártel, que Sales no identificó. Sin embargo, las emboscadas y otros ataques contra fuerzas gubernamentales fueron adjudicas al cártel de Jalisco Nueva Generación, que también derribó un helicóptero militar con una granada propulsada por cohete hace algunos meses.

El robo de combustible de oleoductos del gobierno se ha convertido en una creciente fuente de ingresos para los cárteles y pandillas criminales de México.

Castro Urbano fue arrestado junto con otros tres hombres, que tenían pistolas y un barco cuando fueron capturados.

A pesar de un intercambio de disparos, nadie resultó herido en la redada.