Un testigo palestino contradijo el miércoles el reporte del ejército israelí sobre un tiroteo mortal en Cisjordania el día anterior, donde el ejército dijo que disparó a muerte a una mujer palestina cuando intentó apuñalar a un soldado en un puesto de control.

La mujer, Hadeel al-Hashlamon, de 18 años, fue trasladada a un hospital israelí en estado crítico y su padre, Salah al-Hashlamon, dijo que murió más tarde el martes a causa de sus lesiones. Ninguno de los soldados israelíes resultaron heridos en el incidente ocurrido en la ciudad cisjordana de Hebron.

El testigo, Fawaz Abu Eisheh, dijo que estaba el puesto de control de camino a su trabajo en la municipalidad de Hebron y escuchó que soldados le ordenaron a la mujer detenerse.

"Los soldados le gritaban a la niña con velo, mientras apuntaban sus armas hacia ella y le pedían en hebreo que diera un paso atrás", dijo Abu Eisheh, que agregó que pensó que había una barrera idiomática y se ofreció a traducir el mensaje.

Comentó que le dijo a la mujer que caminara hacia la zona de salida del puesto de control y que ella lo escuchó y comenzó a andar en esa dirección.

"Mientras caminaba, uno de los soldados la detuvo y disparó hacia la puerta, la niña se paró en seco, no se movió", dijo. Varios soldados más la rodearon y todos gritaban, apuntó.

"En el griterío, uno de los soldados le disparó directamente a su pierna izquierda, se cayó y no se movió", dijo Abu Eisheh. "Después de 10 o 15 segundos, le disparó a la pierna derecha; después de 10 segundos, disparó cuatro, cinco balas a su abdomen y pecho; y después de cinco, 10 segundos, disparó una bala a un metro de distancia", dijo.

Abu Eisheh habló con The Associated Press el miércoles después del funeral de la mujer.

El informe del ejército dice que la mujer "se acercó al puesto de control y el detector de metales se activó, alertando a los soldados".

El ejército dijo que sospecharon aún más cuando ignoró sus instrucciones.

"Los soldados le pidieron detenerse, algo que ignoró y continuó avanzando mientras sacaba una navaja", decía.

El padre, Salah Al-Hashlamon, dijo que su "hija fue asesinada a sangre fría" y retó al ejército a demostrar que hubo un intento de apuñalamiento y a enseñar las grabaciones de las cámaras del puesto de control.

Este último acto violento se produce al tiempo que aumentan las tensiones alrededor de la mezquita Al-Aqsa, conocido por los judíos como el Monte del Templo y por los musulmanes como la Explanada de las Mezquitas, en Jerusalén. El sitio, considerado sagrado tanto por judíos como por musulmanes, ha sido un punto de violencia en día recientes.

___

El periodista de Associated Press Mohammed Daraghmeh contribuyó a este despacho desde Ramala, Cisjordania.