Agentes policiales no violaron las reglas ni los procedimientos cuando balearon a un obrero agrícola mexicano en Pasco, Washington, después que éste les arrojó piedras, de acuerdo con un análisis independiente difundido el miércoles.

El análisis del Police Policy Studies Council de Spofford, New Hampshire, determinó que Antonio Zambrano Montes, de 35 años, controló gran parte de su interacción con los agentes, y que el uso de la fuerza mortal por parte de éstos fue congruente con la política del departamento policial de Pasco.

"Hemos revisado de forma exhaustiva este incidente", dijo el jefe de la policía de Pasco, Robert Metzger. "También continuaremos trabajando en conjunto con la comunidad para alcanzar nuestra meta de reducir el temor al crimen mientras le proporcionamos dignidad y respeto a cada individuo".

Zambrano arrojaba rocas a los agentes cuando fue perseguido y baleado en varias ocasiones en un cruce transitado. Una autopsia reveló que Zambrano tenía metanfetamina en el organismo al momento del tiroteo. También tenía antecedentes de enfermedad mental y previos altercados con la policía.

Metzger dijo que los agentes Adam Wright y Adrian Alaniz regresarán de inmediato a trabajar. Otro oficial involucrado en el incidente, Ryan Flanagan, ya no labora en el departamento.

El fiscal del condado de Franklin determinó que no presentaría cargos criminales contra los agentes.

El tiroteo del 10 de febrero de Zambrano se captó en video con un celular, y la grabación se viralizó y provocó semanas de protestas pacíficas en Pasco.

"Es desafortunado que el departamento policial de Pasco haya respaldado una política que permite que los agentes le disparen a muerte a individuos desarmados en lugar de someterlos con fuerza no mortal", dijo George Trejo Jr., el abogado que representa a la esposa separada y las dos hijas de Zambrano en una demanda contra la ciudad.