River Plate, con goles de Lucas Alario y Rodrigo Mora, venció el miércoles 2-0 a Liga de Quito en un partido de ida que dominó a voluntad por los octavos de final de la Copa Sudamericana, en la que defiende su título de campeón.

Con un remate suave, Alario convirtió a los 26 minutos para el equipo argentino tras un pase del uruguayo Mora, quien aumentó a los 76 de cabeza tras un centro de su compatriota Tabaré Viudez ante un rival ecuatoriano que con un esquema defensivo no pudo salir ileso.

River, que además es actual campeón de la Copa Libertadores, un peldaño arriba de la Sudamericana, se plantó en ataque desde el vamos y puso en aprietos a un rival cuyo arquero Alexander Domínguez se erigió en figura.

Entre otras jugadas, Domínguez le tapó sendos disparos a quemarropa de Alario y Mora, sin contar que poco después Leonardo Pisculichi los 18 minutos estrelló un tiro libre en el travesaño.

Fueron acciones de vértigo en menos de media hora de un partido que luego se hizo anodino, con Liga más preocupada en defender que en atacar y con River acaparando la pelota pero sin lastimar a fondo, tal como ocurrió al promediar la segunda etapa cuando Milton Casco se filtró en una jugada individual pero su remate débil fue a las manos de un seguro Domínguez.

Liga se quedó con uno menos a los 66 minutos, cuando su defensor Luis Romero fue expulsado por doble amonestación, en un partido en el que el arquero de River Marcelo Barovero recién se hizo notar casi sobre el final, al conjurar un tiro libre de José Cevallos.

Mientras River entró directo a octavos por ser el actual campeón, Liga arribó a esta instancia tras dejar en el camino al Zamora venezolano y más tarde a Nacional de Paraguay.

El desquite se jugará el próximo miércoles en Quito y el que salga airoso de esta llave se medirá en la próxima etapa ante al vencedor de Libertad de Paraguay y Chapacoense de Brasil, que el jueves iniciaban su duelo de octavos de final.