Enormes multitudes de fieles y seguidores le brindaron al papa Francisco una entusiasta recepción el miércoles en la capital de Estados Unidos, comenzando con miles de personas que abarrotaron el Jardín Sur de la Casa Blanca.

El presidente Barack Obama dio la bienvenida al papa Francisco a la Casa Blanca. Dijo que la emoción en el aire no solo se debía a su papel como papa, sino que la gente también lo ve como un líder cuya autoridad moral se representaba en hechos y palabras. El cielo despejado y la agradable temperatura reforzaron las primeras palabras de Obama: "Buenos días. ¡Qué día tan hermoso nos ha regalado el Señor!"

El papa Francisco pidió a los estadounidenses respaldar los esfuerzos para ayudar a las personas más vulnerables del mundo y dijo que para él está claro que el cambio climático ya no es un problema de la próxima generación.

Ambos líderes hablaron en la Oficina Oval durante unos 40 minutos, en lo que la Casa Blanca describió como una conversación privada.

Luego el papa salió a saludar a las masas. La muchedumbre entusiasmada abarrotó la ruta del recorrido a lo largo de avenida Constitution, mientras Francisco realizaba un relajado recorrido en las calles cercanas a la Casa Blanca. Hizo dos pausas para cargar bebés y besarlos en la cabeza.

Los espectadores llegaron de todos los ámbitos y sectores de la sociedad para ver al papa durante su primera visita a Estados Unidos. Hablaron de su humildad e interés en cuidar a los menos afortunados.

El papa mantuvo su apretada agenda, asistió un servicio eclesiástico con obispos de la iglesia tras su visita a la Casa Blanca, luego celebró una misa al aire libre, donde planeaba canonizar al misionero del siglo XVIII, quien llevó el catolicismo a la región que ahora es California.

____

Los fotógrafos y editores visuales de AP están en Twitter como: http://apne.ws/15Oo6jo