Otro cadáver fue hallado entre los escombros de una casa calcinada en el norte de California, lo que eleva a seis el número de muertos en uno de los dos incendios forestales más destructores en la historia reciente del estado.

Las autoridades dicen que el cuerpo fue hallado el martes por la noche entre los escombros dejados por un incendio en el condado Lake, unos 160 kilómetros (100 millas) al norte de San Francisco.

Policías encontraron los restos en el área de Cobb y creen que se trata de Robert Taylor Fletcher, de 66 años, cuya casa fue destruida. Fletcher fue visto por última vez el 16 de septiembre.

Funcionarios dijeron que Robert Litchman, de 61 años y residente en condado Lake, sigue desaparecido.

Otras tres personas fueron halladas quemadas entre escombros la semana pasada. Fueron identificados como Bruce Beven Burns, de 65 años, Leonard Neft, de 69, y Barbara McWilliams, de 72.

Perros entrenados localizaron los cadáveres en las áreas de Hidden Valley y Anderson Springs. Neft, un exreportero, fue hallado muerto junto a su automóvil calcinado posiblemente tratado de escapar, dijo su hija Joselyn Neft. Su esposa le pidió que se fuera del área, pero él le dijo que el incendio parecía estar lejos.

El cadáver de Burns fue encontrado hallado en terrenos de una planta de reciclaje de su hermano en Lake.

El cuerpo de McWilliams fue descubierto en su casa.

En tanto, otros dos cadáveres fueron descubiertos en un incendio diferente en las laderas de la Sierra Nevada.

Mark McCloud, de 66 años, y Owen Goldsmith, de 82, murieron tras rechazar órdenes de evacuar sus casas en el condado Calaveras, dijo Lynnette Round, portavoz del Departamento Forestal y de Incendios de California. Ese incendio ha quemado 300 kilómetros cuadrados (110 millas cuadradas).

Los dos siniestros siguen ardiendo, pero recientes temperaturas más frescas y algunas lluvias han ayudado a los bomberos a ganar terreno. Los incendios estaban controlados en un 80% el miércoles.