El presidente chino Xi Jinping habló el miércoles ante el fundador de Amazon Jeff Bezos, el multimillonario inversionista Warren Buffett y otros líderes empresariales estadounidenses y chinos, y prometió que su país trabajará para remover barreras a la inversión extranjera y mejorar las protecciones de propiedad intelectual.

La conferencia de Xi con líderes empresariales en Seattle fue parte de un día intenso. Visitó además la instalación de producción de Boeing en Everett, el enorme campus suburbano de Microsoft y tenía previsto visitar una escuela secundaria en Tacoma.

Partidarios y detractores de Xi que sostenían carteles en inglés y chino se alinearon en las calles afuera del campus Redmond de Microsoft, y también esperaron afuera de la escuela secundaria.

Tim Cook, director general de Apple; Satya Nadella, directora general de Microsoft, y Jack Ma, de la gigante china de comercio electrónico Alibaba, estuvieron también entre los 30 ejecutivos que asistieron el miércoles a la conferencia a puertas cerradas que fue moderada por el ex secretario del Tesoro de Estados Unidos Henry Paulson previa al discurso de Xi.

Aunque admitió dificultades en momentos en que China está cambiando su economía de una impulsada por exportaciones a una impulsada por una creciente clase media, Xi dijo al grupo que la economía de China "mantendrá durante mucho tiempo un ritmo de crecimiento de mediana a alta velocidad".

"China se abrirá aún más al mundo exterior", señaló Xi a través de un intérprete. "Sin reforma, no habrá fuerza de empuje; sin apertura, no habrá progreso. ... Hay buenas noticias y creo que habrá más buenas noticias en el futuro".

China se "mantendrá firme" para proteger derechos de propiedad intelectual, agregó.

Xi atribuyó la reciente desaceleración del crecimiento económico de China a tres factores: problemas económicos mundiales, proactivos esfuerzos chinos de regulación y "prolongados problemas estructurales" en China.