El ministerio de justicia de Suiza concedió el miércoles la solicitud de extradición del dirigente venezolano de fútbol Rafael Esquivel a Estados Unidos en una investigación por sobornos en la FIFA.

Esquivel "es acusado de recibir sobornos por millones de dólares en relación con la venta de derechos de comercialización para los torneos de la Copa América en 2007, 2015, 2016, 2019 y 2023", dijo el ministerio suizo en una declaración.

Esquivel fue acusado en mayo por el Departamento de Justicia de Estados Unidos y enfrenta una posible pena de 20 años de prisión. El dirigente puede apelar la decisión en el término de 30 días ante el tribunal penal federal suizo.

El expresidente de la federación venezolana de fútbol fue uno de siete arrestados el 27 de mayo en allanamientos a hoteles en Zurich, dos días antes de la elección presidencial de FIFA. Es la tercera persona cuya extradición de Suiza a Estados Unidos ha sido aprobada.

El exvicepresidente de FIFA Jeffrey Webb accedió a ser extraditado en julio. El banquero de las islas Caimán quedó en libertad bajo fianza de 10 millones de dólares presentada en un tribunal federal de Brooklyn, Nueva York.

No está en claro si otro exvicepresidente de la FIFA, el uruguayo Eugenio Figueredo, de 83 años, apeló su extradición. Las autoridades estadounidenses acusaron también a Figueredo de obtener fraudulentamente la ciudadanía estadounidense hace una década cuando adujo una incapacidad mental para evitar el examen de inglés e instrucción cívica.

Otros cuatro dirigentes del fútbol fueron detenidos en Suiza y aguardan la decisión del ministerio de justicia suizo. Son José María Marin de Brasil, que presidió el comité organizador de la Copa Mundial 2014; Eduardo Li de Costa Rica; Julio Rocha, de Nicaragua, y Costas Takkas, un británico asistente de Webb.

En total son 14 los dirigentes del fútbol y de comercialización acusados en un plan por valor "muy superior a los 150 millones de dólares" para aprovechar los derechos de organización y transmisión de torneos por la Copa Mundial y continentales en toda América. Cuatro se han declarado culpables.

La fiscal general de Estados Unidos, Loreta Lynch, dijo en Zurich la semana pasada que anticipa más cargos en el caso. Se conjetura que uno de los posibles blancos es el presidente de la FIFA Joseph Blatter.