La Corte Suprema de España ratificó un fallo de un tribunal inferior de que una firma farmacéutica alemana no tiene que pagarles compensación a 22 españoles que atribuyen sus discapacidades al fármaco talidomida.

La corte ratificó el miércoles la decisión de un tribunal provincial de Madrid el año pasado de aceptar la apelación de la firma Gruenenthal de que el estatuto de limitaciones en el caso había expirado.

Inicialmente, la corte en Madrid favoreció a la Asociación de Víctimas de Talidomida de España y le había ordenado a Gruenenthal pagar unos 35 millones de euros (39 millones de dólares) en compensación.

La talidomida era un sedante que algunos doctores prescribieron entre 1950 y 1960 para náuseas causadas por embarazo. Miles de bebés cuyas madres la usaron nacieron con extremidades anormalmente cortas y, en algunos casos, sin brazos, piernas o caderas.