Rebeldes sirios entrenados en Estados Unidos que regresaron recientemente a Siria dijeron el miércoles que perdieron contacto con uno de sus oficiales y que investigan reportes de que desertó y entregó sus armas a la rama de Al Qaeda en el país.

Las fuerzas armadas estadounidenses dijeron que no tenían indicios de que alguno de los combatientes hubiese desertado.

Los reportes circularon primero en redes sociales, después de que el grupo de unos 70 rebeldes volviera a Siria la semana pasada. El grupo recibió armas y entrenamiento estadounidenses en Turquía como parte del combate contra el Estado Islámico.

Una deserción en las filas de los rebeldes entrenados por Estados Unidos sería embarazosa para el programa, que ya ha sido criticado por ofrecer muy poco demasiado tarde y no proveer suficiente protección para los entrenados una vez están en Siria. Se piensa que los rebeldes seleccionados son examinados previamente para asegurar que están concentrados en el combate al Estado Islámico.

Funcionarios estadounidenses han comenzado reformar las gestiones, incluyendo una propuesta de que los entrenados operen como parte de las Nuevas Fuerzas Sirias, junto con curdos sirios, suníes y otras fuerzas opuestas al Estado Islámico.

El Comando Central de Estados Unidos confirmó el lunes que los graduados ingresaron a Siria con sus armas y equipo e iban a operar junto con fuerzas aliadas a occidente.

En una nueva declaración el miércoles, dijo que no había indicios de que combatientes de las Nuevas Fuerzas Sirias hubiesen desertado a la rama de Al Qaeda en Siria, el Frente Nusra, contrario a los reportes de prensa y medios sociales. "Adicionalmente, todas las armas y el equipo entregados por la coalición están bajo control de los combatientes" de las Nuevas Fuerzas Sirias, dijo.

El capitán de la Armada, Jeff Davis, portavoz del Pentágono, dijo que las versiones de una deserción son "claramente falsas". Señaló que Estados Unidos está en contacto con el grupo más reciente de entrenados y que, hasta el miércoles, se conocía el paradero de todos ellos y su armamento.

Otro grupo previo de rebeldes entrenados por Estados Unidos fue golpeado fuertemente por el Frente Nusra. Ese grupo, formado por 54 rebeldes, fue arrasado por el Frente en cuanto regresó a Siria en julio. Varios miembros del grupo huyeron, otros murieron y varios fueron tomados como rehenes.