Los cadáveres de los ocho turistas mexicanos que murieron por un ataque erróneo de las fuerzas de seguridad de Egipto, ocurrido a inicios de este mes, llegaron el martes a México.

La Secretaría de Relaciones Exteriores informó que los cuerpos llegaron en un vuelo comercial y fueron trasladados a una morgue de la Ciudad de México. Se les realizarán análisis forenses antes de ser entregados a sus familiares.

Los otros seis turistas mexicanos que resultaron heridos durante el incidente del 13 de septiembre, volvieron a México el viernes pasado y se espera que se recuperen totalmente.

Las fuerzas egipcias buscaban combatientes extremistas cuando confundieron un convoy de turistas en el desierto occidental del país. Los sobrevivientes señalaron que el ataque fue realizado con helicópteros y un avión, desde donde dejaron caer bombas hacia los vehículos de los turistas.