No es ningún secreto para las personas que caminan o conducen por las calles de Los Ángeles que los indigentes, decenas de miles de ellos, están por todos lados.

El martes, después de haber visto cifras que muestran que la población indigente de la ciudad ha aumentado un 10% en los últimos dos años, los funcionarios anunciaron que decidieron que ya fue suficiente.

El alcalde Eric Garcetti y varios otros funcionarios electos se pararon afuera de la municipalidad, a unos metros (pies) de varios indigentes que dormitaban sobre el césped, para anunciar que planean declarar un estado de emergencia contra la indigencia y gastar 100 millones de dólares para erradicarla.

"Son nuestros paisanos angelinos", dijo el alcalde. "Son aquellos que no tienen ningún lugar a dónde ir y están literalmente aquí en donde trabajamos, un símbolo de la intensa crisis de nuestra ciudad".

A seis cuadras de distancia, en la famosa Skid Row de la ciudad, miles más viven de forma permanente en carpas, albergues hechizos de cartón y en ocasiones sobre la banqueta.

"Si caminas cinco cuadras hacia el sur y cruzas una cuadra, entrarás a la concentración de indigentes más grande del país; unos 4.000 indigentes viviendo en Skid Row", dijo el concejal Jose Huizar, quien copreside el comité de indigencia y pobreza del Concejo Municipal.

La declaración de emergencia y el financiamiento requerirá acción por parte de todo el Concejo Municipal. Los funcionarios no dijeron exactamente de dónde saldrá el dinero, pero el presidente del Concejo, Herb Wesson, prometió que se encontrará "de alguna manera".

Alice Callaghan, una defensora de los indigentes en Skid Row, dijo que el financiamiento propuesto está muy lejos de evitar la pérdida de vivienda accesible, sobre todo en áreas que se aburguesan rápidamente en el centro y en el lado occidental de la ciudad. La misma Skid Row se ha aburguesado en años recientes al convertir viejos hoteles y edificios abandonados en condominios y departamentos caros.

"Cien millones de dólares ni siquiera alcanzarían para comprarles almohadas a todos los indigentes", dijo Callaghan. "Cien millones no construirían muchas casas y lo que tenemos aquí es una crisis de vivienda".

Los expertos culpan de la crisis a varios factores, incluida la larga recesión, el aburguesamiento de la ciudad, y aumento en renta y costos de vivienda. Estos elementos se han combinado para que la población de indigentes aumente continuamente desde el 2013 a un número calculado de 20.000.