El presidente de Yemen, Abed Rabbo Mansour Hadi, llegó el martes a la ciudad costera de Adén, en el sur del país, luego de casi seis meses exiliado en Arabia Saudí, confirmaron autoridades aeroportuarias y un comunicado de su oficina.

Hadi, quien llegó a Adén en medio de un fuerte operativo de seguridad, huyó de Yemen vía marítima mientras los chiíes hutíes y sus aliados se acercaban a su último bastión en el sur. Horas más tarde, la coalición liderada por Arabia Saudí lanzó bombardeos con la intención de replegar a los hutíes, que tomaron la capital, Saná, en septiembre del año pasado y no han cedido el control del territorio.

Yemen ha quedado dividida por una feroz guerra entre los hutíes y las fuerzas que combaten por el ex presidente Ali Abdullah Saleh, en contra de los leales a Hadi, separatistas del sur, milicias locales y extremistas suníes.

Un funcionario de la oficina de Hadi dijo que no se quedará más de dos días, y agregó que espera reunirse con su gabinete, autoridades locales y líderes militares y de seguridad.

"El regreso de su excelencia el presidente a Adén se da luego de una ausencia de más de seis meses tras la brutal agresión que se ha llevado a cabo por las milicias leales a los hutíes y a Saleh en la ciudad de Adén", señaló la presidencia en un comunicado. Varios ministros recién nombrados lo acompañaron.

Autoridades de seguridad afirman que el aeropuerto de Adén se mantiene estrechamente vigilado con vehículos artillados que rodean la estructura y varios puntos de revisión manejados por tropas yemeníes y de los Emiratos.

Funcionarios de presidencia señalan que Hadi saldrá en los próximos días rumbo a Estados Unidos, para asistir a las reuniones de la Asamblea General de Naciones Unidas.