La compañía eléctrica de Puerto Rico informó el martes que logró un acuerdo para reestructurar unos 700 millones de dólares en deuda expirada con prestamistas para suministro de combustible.

La Autoridad de Energía Eléctrica dijo que sus acreedores tienen dos opciones: Convertir los acuerdos de crédito en préstamos a largo plazo o canjear todos o parte de los bonos expirados en nuevos bonos que tienen un valor del 85% del bono existente.

La responsable en jefe de la reestructuración, Lisa Donahue, dijo que la empresa sigue negociando con las aseguradoras de bonos.

La compañía debe unos 9.000 millones de dólares. A inicios de mes llegó a un acuerdo con algunos acreedores para reducir parte de la deuda a cambio de nuevos instrumentos con un valor de 85% de los bonos actuales.

Puerto Rico atraviesa una recesión económica desde hace nueve años. El gobernador ha dicho que la deuda pública de 72.000 millones de dólares es impagable y que se requiere una reestructuración.