Lucious está vivo pero no muy bien, vive en prisión. Cookie ha remontado su batalla por el negocio familiar y Chris Rock, el reverendo Al Sharpton y Marisa Tomei estarán ahí cuando la serie "Empire" regrese con esa trama extravagante que la convirtió en un éxito instantáneo la temporada pasada.

Gabourey Sidibe regresará con su papel de Becky Williams, quien trabaja para Lucious Lyon en Empire Entertainment, en la segunda temporada que se estrena el miércoles a las 9 p.m. (hora del Este) por Fox. La actriz dice que entiende por qué la gente adora ver el programa, a ella le gusta hacerlo tanto como verlo.

"La historia es tan seductora que te mantiene a la expectativa. Es el drama de todo y la música es genial", dijo Sidibe, quien destacó algo más: "Todos en el programa son extremadamente hermosos o extremadamente guapos, así que hay varias cosas que te hacen seguir viéndolo".

Para aquellos enganchados con la serie, la segunda temporada traerá más drama en Empire, la empresa de música y entretenimiento fundada por Lucious Lyon y su exesposa, Cookie (la actriz nominada al Emmy Taraji P. Henson), pues sus tres hijos luchan por tener una parte del sueño de Lyon.

Lucious ya no se preocupa por el diagnóstico errado de esclerosis lateral amiotrófica, pero ahora está bajo la mira de un fiscal que busca llevar al ex narcotraficante ante la ley y lo encarcela sin derecho a finanzas.

Cookie busca escandalosamente ayuda para su esposo, Sharpton se niega a respaldarlo, ¿pero de verdad quiere que Lucious salga? En realidad trata de completar la compra hostil de Empire Entertainment mientras que su ex trata de controlar la empresa desde la prisión.

Los actores invitados, Rock (como un preso rudo) y Tomei (como una agente financiera engañosa) también entran en acción.

En el caso del personaje de Sidibe, la temporada promete más visibilidad. Becky es ascendida y con la llegada del personaje de J-Poppa (Mo McRae de "Murder in the First" y "Sons of Anarchy"), tiene una oportunidad para el amor.

"Mi primer romance de telenovela", dice Sidibe, de 32 años, quien cobró fama con su nominación al Oscar por su película debut "Precious", la aclamada cinta de 2009 sobre una joven analfabeta que sufre abusos.

Sidibe, quien estudiaba en la universidad con la idea de convertirse en psicóloga cuando encontró la actuación, dice que ha podido ayudar a la gente de maneras inesperadas por su carrera.

Charló sobre esto y sobre "Empire" en una entrevista reciente con The Associated Press.

AP: ¿Qué pasará con Becky?

Sidibe: Al final de la temporada pasada Becky pasó de ser asistente de Lucious a hacer promoción y ahora es la directora de A&R (artistas y repertorio). Ahora tiene más poder que antes, no está para atender a nadie, no responde llamadas telefónicas, ni hace citas para otras personas. Tiene su propio catálogo de clientes así que es muy divertido.

AP: ¿Te pareces a Becky?

Sidibe: No soy tan ambiciosa como Becky. Nos parecemos en el sentido de que somos más listas de lo que piensa la gente, pero creo que ella trabaja mucho más duro que yo. Y es mucho más seria que yo.

AP: Tenías 24 años y estudiabas para ser psicóloga cuando "Precious" te puso inesperadamente en la carrera de actuación, ¿qué tanto ha cambiado desde entonces?

Sidibe: Aprendí que no sirve decir 'no puedo', aprendí que el temor no sirve de nada. Me sorprende con cuántas cosas me he topado que me asustaron a muerte y que cuando finalmente las hice no se sintió así. Es interesante lo mucho que he podido dejar de sentir miedo.

AP: Te has hecho famosa como alguien que se niega a que la limiten los estándares sobre la forma en la se debe ver una mujer ¿sientes responsabilidad como un modelo a seguir?

Sidibe: Cuando era niña no veía imágenes de gente como yo en la televisión o las revistas. Y la representación es muy importante para todos, pero especialmente para chicas como yo y la gente como yo, ya sea por mi cuerpo o por mi raza, por el color de mi piel, por mi rareza o por el lugar de donde vengo.

Me hace sentir nerviosa representar a todos, pero estoy extremadamente orgullosa de que una chica morena y llenita sentada frente a la tele me puede ver y que eso también existe y que ella vale. Eso es lo más importante en el mundo. ... Lo que me sorprende es que eso no me lo dicen siempre los niños. Me lo dice esa chica morena y gordita, pero también un hombre blanco flaco. Creo que soy una pieza redonda tratando de entrar en un agujero cuadrado y creo que la gente se identifica con eso.

___

Lynn Elber está en Twitter como Twitter at http://twitter.com/lynnelber