La Policía salvadoreña capturó el martes a 40 supuestos pandilleros de la Mara Salvatrucha (MS-13) acusados de al menos ocho homicidios, Además De los delitos de privación y formar parte de organizaciones terroristas.

Los detenidos habrían cometido los ocho homicidios y cinco privaciones de libertad desde finales de 2014 y en el transcurso de 2015l, según un informe de la Unidad de Vida de la Fiscalía General de la República.

La Fiscalía comandó la operación de captura en diversa colonias y comunidades de los municipios de Tonacatepeque y Guazapa, en la periferia norte de la capital, "donde los terroristas tenían sus lugares para delinquir", señaló el informe.

Los presuntos pandilleros serán presentados ante las instancias judiciales donde serán procesados por los delitos de homicidio agravado, privación de libertad y pertenencia a organizaciones terroristas.

La Corte Suprema de Justicia declaró recientemente que las pandillas y quienes las apoyen y financien son terroristas, y los tribunales de justicia podrán imponer a los pandilleros penas severas de hasta 60 años de cárcel. En algunos delitos contemplados en la Ley Especial Contra Actos de Terrorismo, se podría aumentar hasta en una tercera parte del máximo señalado.

Estados Unidos declaró a la Mara Salvatrucha una organización criminal trasnacional y el Departamento del Tesoro de ese país anunció sanciones económicas contra seis miembros o colaboradores de ese grupo.

Según las autoridades, las pandillas están involucradas en la mayoría de los crímenes que se cometen en el país. Al menos el 60% de los homicidios se atribuyen a estas estructuras criminales.

En El Salvador, las pandillas establecidas en populosos barrios y comunidades están integradas por más de 70.000 jóvenes y adultos. Más de 13.000 están presos.