Se prevé que la peor sequía que ha golpeado al Caribe en años recientes empeore pese a que las tormentas tropicales han vuelto a llenar algunas reservas.

Meteorólogos prevén que el fenómeno de El Niño se fortalezca y siga calentando el Pacífico tropical hasta comienzos del siguiente año. Eso se traducirá en lluvias dispersas para una región amplia y seca, sobre la que se cierne la temporada seca.

"La verdadera preocupación llegará más avanzado el año", dijo Adrian Trotman, un meteorólogo del Instituto Caribeño de Meteorología e Hidrología. "Definitivamente estamos en un periodo de alivio, pero es muy probable que dicho alivio no dure tanto como quisiéramos".

El Niño ha producido una temporada de huracanes tranquila, que inicia en junio y termina en noviembre. Pero sólo dos de nueve tormentas con nombre han causado importantes precipitaciones en partes del Caribe.

El instituto emitió un reporte este mes donde señala que muchas islas en el oriente de la región siguen con sequía. Las autoridades también advirtieron que la actual temporada húmeda posiblemente terminará antes del acostumbrado 30 de noviembre.

Tanto Barbados como Granada recibieron su tercera menor precipitación durante agosto en la historia reciente, mientras que Haití sufrió una pérdida de 50% de las cosechas en las áreas más afectadas, de acuerdo con un informe del Fondo Monetario Internacional.

República Dominicana sufrió una reducción en su producción agrícola de cerca del 11% como resultado de la sequía, y funcionarios de la industria láctea han advertido que la producción podría caer un 30% para finales del año.

Jamaica también ha registrado pérdidas de cosechas, sobre todo en la región oriental de la isla.

"Están sufriendo terriblemente", dijo Leslie Simpson, especialista del Instituto Caribeño de Investigación y Desarrollo Agrícola. "En realidad será más grave conforme entremos a la temporada de sequía, no sólo para la agricultura, sino también para el consumo doméstico".

Algunas islas, incluidas las Bahamas y Cuba, han recibido cierto alivio en meses recientes, y para los próximos meses se pronostica más lluvia para ellas que para otras partes del Caribe.

La sequía severa de alguna forma también se ha reducido en Puerto Rico, en donde esta semana los funcionarios redujeron las estrictas medidas de racionalización de agua. Sin embargo, 19% de la isla permanece con sequía extrema y 45% más con sequía severa.

El Instituto Caribeño de Investigación y Desarrollo Agrícola motiva a los campesinos a encontrar nuevos métodos de irrigación y mayor control de los recursos existentes.

"Se pronostican sequías más frecuentes", dijo Simpson. "Esto es sólo el inicio".