El segundo en la línea de mando del desbaratado Movimiento Revolucionario Túpac Amaru, que asoló Perú en las décadas de 1980 y 1990, salió el martes en libertad tras cumplir una condena a 25 años de cárcel por terrorismo y falsificación de documentos, informaron las autoridades.

"Peter Cárdenas Schulte sale con pena cumplida. Los delitos de terrorismo no tienen ningún tipo de beneficio penitenciario, entonces se ha cumplido con la pena y se le da la libertad del caso", indicó a Radioprogramas Julio Magán, jefe de la administración de cárceles de Perú.

Añadió de forma escueta que "en horas de la mañana" la familia de Cárdenas lo recogió de una cárcel ubicada en una base de la Armada en la costa del Pacífico.

El exjefe guerrillero fue capturado en 1992 y su condena fue confirmada en 2008 por el Tribunal Supremo. A la sentencia a prisión se sumó el tiempo que estuvo detenido entre 1988 y 1989.

La mayor acción armada del grupo ocurrió en 1996 cuando 14 de sus integrantes ingresaron a la casa del embajador japonés en Lima y secuestraron a 72 personas a cambio de la libertad de cientos de presos. El gobierno del entonces presidente Alberto Fujimori no aceptó el pedido. Más de un centenar de soldados rescataron a los retenidos y mataron a los 14 rebeldes.

Una comisión de la verdad documentó al menos 1.247 muertes provocadas por el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru. La policía atribuyó al grupo decenas de secuestros y centenares de extorsiones a empresarios. También se documentó el secuestro forzado de niños y adolescentes pobres de la Amazonía que luego formaron parte de sus columnas armadas.