Aunque Trevor Noah dice que está aterrado no se ve así, días antes de que tome el mando de "The Daily Show" como reemplazo de Jon Stewart.

Noah admite "no es sencillo reformar y volver a hacer un programa nuevo de uno viejo en sólo cinco semanas".

Pero ha estado obligado a hacerlo, pues comienza su periodo como presentador el lunes a las 11 p.m. (hora el Este) en Comedy Central un poco más de un mes después de que Stewart terminara 16 años como el humorista del país que formó "The Daily Show" a su semejanza.

Noah luce tranquilo y saluda a un reportero en su oficina aún en instalación en los llamados World News Headquarters.

"La broma que tenemos en el edificio es que soy el Niño Emperador con mucha responsabilidad", dijo, "pero con mucha gente fabulosa que me puede guiar".

Noah es un comediante de 31 años de Sudáfrica que hasta su llegada al programa pocos conocían, fuera de sus admiradores fuera de Estados Unidos, incluyendo 2,6 millones en Twitter, quienes van a sus presentaciones de Sydney a Dubai ... y también, claro, Jon Stewart, quien admiró su trabajo y lo buscó para saludarlo hace varios años.

Ese primer contacto llevó a una invitación para ir a "The Daily Show", lo que para Noah fue "la experiencia más sobrecogedora que haya visto: Había una cantidad loca de trabajo".

Noah firmó eventualmente un contrato para hacer una aparición ocasional como corresponsal de "Daily Show". Y entonces Stewart anunció en febrero que se marcharía.

Cuando Noah sospechaba que podría ser su reemplazo "le pregunté a Jon, '¿te despidieron?' Dijo, 'No, estoy cansado'''.

Noah le hizo la gran pregunta: ¿Qué opinaba de que él fuera su sucesor?

Stewart respondió según Noah: "¿Quién crees que te recomendó?"

Un mes después fue nombrado por Comedy Central.

"Y entonces empezó este torbellino", dijo Noah riendo.

En cuestión de horas resurgieron viejos tuits de Noah, chistes malos contra mujeres, judíos y las víctimas del ébola. Las redes sociales se enfurecieron y la prensa le echó más leña al fuego.

"Reducir mi punto de vista a unos pocos chistes malos no es un verdadero reflejo de mi personalidad, ni de mi evolución como comediante", tuiteó Noah en respuesta.

"No es que no me afectara, o me hiriera", dice con su rostro aún juvenil, sus pantalones de mezclilla, camiseta y zapatos deportivos. "Pero lo entendí, lo cual me ayudó a dejarlo atrás".

Noah cree que unos chistes malos en twitter, como cualquier otra cosa descubierta en el pasado digital de una persona, sirven como evidencia de cómo fue esa persona y, lo más importante, cómo ha cambiado.

"¿Deberíamos borrar nuestra historia porque alguien nos juzgará por ella ahora en el presente?" pregunta Noah, quien cree que no. "Me parece que la historia es un recordatorio de lo que no se debe repetir".

El escándalo (incluyendo las conjeturas sobre si Noah sería despedido) terminó rápidamente, pero no antes de que la historia fuera ampliamente reportada y según Noah manipulada por los rumores.

"Fue un hermoso bautizo de fuego", dijo. "¿Qué mejor manera de aprender el propósito de mi nuevo trabajo que estar en el epicentro de los problemas causados por la manera en que los medios cubren la noticia?".

El trabajo de Noah es dirigir "Daily Show" un programa que analiza la cobertura de los medios reales a las noticias con el formato de un noticiero ficticio.

"La comedia es una herramienta muy poderosa", dijo Noah. "Las cosas más reales se dicen en broma".

Las bromas desde de Noah vienen del punto de vista de alguien que nació de una madre negra y un padre blanco 10 años de que terminara el apartheid ("nací por un crimen", lo resume) cuya madre tenía que caminar delante de él cuando era pequeño haciendo como que no lo conocía si veían a la policía.

"Vengo de un lugar muy raro", dijo. "Cuando yo tenía 25 años a mi madre le disparó en la cabeza mi padrastro, un alcohólico abusivo. Yo estaba furioso, pero la primera cosa que me dijo después de que salió del hospital, fue 'necesitas aprender a perdonar, así te liberas'''.

Noah encontró cierta libertad den la comedia que buscó porque "hacía reír a la gente".

Por su condición como hombre mulato y con una infancia tormentosa se veía como un incomprendido, pero se sintió como en casa a nivel mundial, incluyendo en Estados Unidos, donde recorrió clubs de comedia y tuvo presentaciones de televisión (incluyendo "The Tonight Show with Jay Leno" y "Late Show with David Letterman").

Desde el comienzo bromeó sobre las cosas que tenía en la mente, pero incluso cuando abordaban asuntos sociales dolorosos, nunca estuvo alimentado por la furia. Tampoco ahora.

"Vengo de un país donde todo lo que ha pasado era imposible. Un lugar donde hubo una revolución sin sangre, donde Nelson Mandela, al salir de la cárcel tras 27 años, hizo las paces con sus persecutores. Y ahora tengo un punto de vista optimista, casi iluso, sobre Estados Unidos. Hay mucho progreso aquí, veo mucha esperanza".

Pero no crean que no se sentirá apabullado por el programa.

"Tengo pesadillas, es aterrador, lo es, pero también es extremadamente emocionante, trato de disfrutar cada momento de esto".

_____

Frazier Moore está en Twitter como http://www.twitter.com/tvfrazier .

_____

En internet:

http://www.cc.com