La galería de arte más popular de Gran Bretaña, Tate Modern, anunció que inaugurará una ampliación de 10 pisos el 17 de junio tras una remodelación de 260 millones de libras esterlinas (400 millones de dólares).

La galería ubicada en una antigua planta eléctrica junto al río Támesis de Londres abrió en el 2000 y recibe más de 5 millones de visitantes al año.

El nuevo edificio de los arquitectos Herzog & de Meuron -- quienes también colaboraron con la estructura de la Sala de Turbinas -- agregarán 60% de espacio de exhibición para la colección de la galería de arte moderno y contemporáneo.

La renovación también transformará los viejos tanques de petróleo de la planta eléctrica en espacios para presentaciones.

El director de Tate, Nicholas Serota, dijo el martes que la galería enfrenta recortes de presupuesto ante las medidas de austeridad del gobierno británico, pero luchará para mantener su política de entrada libre.