Otro brote de turbulencia sacudió el martes los mercados financieros de Estados Unidos, por lo que las acciones de los productores de materias primas se hundieron junto con los precios del crudo y del cobre. La venta de activos fue generalizada, y los 10 sectores del índice Standard & Poor's 500 registraron retrocesos.

JJ Kinahan, estratega en jefe de TD Ameritrade, dijo que la persistente incertidumbre sobre la desaceleración en China y sobre el momento en que la Reserva Federal elevará las tasas de interés han hecho asustadizos a los inversionistas.

"Creo que en realidad es simplemente el hecho de que nadie sabe qué hacer", dijo Kinahan. "Cuando las cosas son inciertas, la reacción es vender primero y ver qué pasa después".

Sin grandes noticias que dieran rumbo al mercado, los índices cayeron toda la mañana, tocaron fondo después del mediodía y pasaron el resto de la jornada recuperándose de las pérdidas.

El índice Standard & Poor's 500 perdió 24,23 puntos, o 1,2%, para cerrar en 1.942,74.

El promedio industrial Dow Jones cayó 179,72 puntos, o 1,1%, a 16.330,47, mientras que el Nasdaq retrocedió 72,73 puntos, o 1,5%, para ubicarse en 4.756,72.

La creciente inquietud sobre la desaceleración del crecimiento en China y el resto del mundo han sacudido los mercados financieros los últimos meses. El S&P 500, el indicador más observado sobre las inversiones en Estados Unidos, ha perdido más de 8% en tres meses.

El escándalo en Volkswagen AG, el fabricante de autos de mayor venta en el mundo, se agrandó después que dijo que unos 11 millones de sus vehículos con motores diésel tenían el software que soslaya las pruebas de emisiones contaminantes de Estados Unidos. La compañía dijo que asignaría una partida de unos 6.500 millones de euros (7.300 millones de dólares) para cubrir las repercusiones. Sus acciones en bolsas estadounidenses perdieron el martes 15% para cotizarse en 25,44 dólares, con lo que suman una caída de 30% en dos días.

En Europa, los mercados tuvieron grandes pérdidas. El DAX de Alemania retrocedió 3,8%, mientras que el CAC-40 de Francia perdió 3,4%. El índice FTSE 100 de Gran Bretaña cerró con pérdida de 2,8%.

Los precios de los bonos soberanos de Estados Unidos se dispararon, lo que hizo caer el rendimiento de su instrumento a 10 años de 2,20% a 2,13%.

En los mercados de materias primas, la mayoría de los metales industriales y preciosos cerraron con fuertes caídas. El cobre perdió 4% para cerrar en 2,30 dólares la libra. El oro bajó 8 dólares a 1.124 dólares la onza, y la plata cayó 47 centavos a 14,76 dólares la onza.

El petróleo de referencia en Estados Unidos bajó 85 centavos para cotizarse en 45,83 dólares por barril en Nueva York. El crudo Brent, de referencia internacional, subió 16 centavos a 49,08 dólares por barril en Londres.