El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, dijo al comité de seguridad de su país que quedarse fuera de la OTAN fue una política "criminal" que su gobierno está listo para enmendar.

Ucrania combate a rebeldes separatistas en el este desde abril de 2014, en un conflicto que se ha cobrado ya más de 8.000 vidas. Rusia respalda a los insurgentes, temerosa de que el rumbo prooccidental del nuevo gobierno de Kiev pueda abrirle las puertas de la OTAN.

Poroshenko, que el martes presidió el consejo de seguridad al que asistió el secretario general de la OTAN Jens Stoltenberg, dijo que pretende cambiar la decisión sobre la pertenencia a la OTAN. Agregó que la decisión final dependerá de una votación popular.

Funcionarios de la OTAN han dejado claro que Ucrania necesita promulgar reformas políticas, económicas, sociales y militares para que se pueda considerar su membresía.