Al menos cuatro personas murieron el lunes después de que un atacante suicida hizo estallar un automóvil con explosivos ante la puerta del complejo presidencial en la capital de Somalia, según la policía.

El agresor estrelló su vehículo cerca de varios soldados que protegían el recinto, que es la residencia oficial del presidente, el primer ministro y el presidente del Parlamento, afirmó por teléfono a Associated Press el capitán Mohamed Husein.

El atacante pareció dirigir su ataque contra altos cargos extranjeros que salían del palacio presidencial, afirmó Husein. Dos de ellos murieron, informó, sin identificar la nacionalidad de los altos cargos. También murieron al menos dos soldados.

Una gran columna de humo se alzaba del lugar del atentado y los soldados dispararon al aire para ahuyentar a la multitud reunida en la zona, según el testigo Abdirahman Mohamed, que vive cerca del palacio presidencial. Las ambulancias acudieron al lugar para trasladar a las víctimas de la explosión a varios hospitales.

El grupo extremista islámico somalí Al Shabab, que tiene lazos con Al Qaeda, reclamó la autoría del atentado en un mensaje emitido por su radio en internet Andalus.

El ataque iba dirigido contra "altos cargos apóstatas e invasores cristianos extranjeros", informó el mensaje.

Pese a verse expulsados de muchos de sus bastiones, los combatientes de Al Shabab siguen teniendo la capacidad de provocar atentados mortales en Mogadiscio y otros lugares de Somalia, a menudo contra tropas de la Unión Africana y miembros del gobierno.

El atentado se produce mientras los líderes regionales y nacionales de Somalia celebran reuniones consultivas para las elecciones presidenciales del año que viene.