El Banco Asiático de Desarrollo recortó su panorama de crecimiento para las economías en desarrollo de la región, debido a lo que dijo era una perspectiva menos firme para China y la India, y a una demora en la recuperación de las naciones más industrializadas del planeta.

La institución con sede en Manila informó el martes que predice que las economías de la región se expandirán 5,8% este año y 6% el siguiente. Eso representa una disminución con respecto al crecimiento del 6,3% que se pronosticó en marzo para los dos años.

El reporte, que incluye a economías de 45 países, redujo los pronósticos para algunas de las naciones más grandes de la región, incluyendo China, India, Corea del Sur e Indonesia.

"Se espera que los países asiáticos en desarrollo representen la mayor contribución regional al crecimiento global pese a la moderación, pero hay varios elementos en contra en juego, como presión sobre las divisas y preocupaciones sobre salida de capitales", dijo el economista en jefe del Banco Asiático de Desarrollo, Shang-jin Wei.

La economía china, que tuvo un crecimiento de 7,3% el año pasado, podría retroceder a un crecimiento de 6,8% en 2015 y de 6,7% en 2016. Eso representa una disminución respecto a pronósticos previos de 7,2% y 7,0%.

"Pese a la robusta demanda de consumo, la actividad económica no alcanzó las expectativas en los primeros ocho meses del año, debido a la pobre actuación de las inversiones y exportaciones" en China, se señala en el reporte. La institución bancaria espera que la presión se reduzca una vez que las economías avanzadas del mundo se recuperen, fortaleciendo la demanda global.

El retroceso en China, la segunda mayor economía del mundo, es autoimpuesta como parte de los esfuerzos del partido gobernante, el Partido Comunista, para reemplazar el modelo obsoleto de mercado e inversión con un crecimiento autosustentable impulsado por el consumo doméstico.

El pronóstico de crecimiento para China es actualmente del 7,4% en 2015 y de 7,8% en 2016. El banco redujo ambos panoramas por 0,4 puntos porcentuales, debido a un lento progreso en reformas importantes, lo que ha reducido la inversión y las exportaciones.