El presidente ruso Vladimir Putin buscó calmar los temores de Israel a una potencial agresión iraní y siria, durante su reunión con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu realizada el lunes, en la que también se abordaron preocupaciones respecto al fortalecimiento de la presencia militar rusa en Siria.

Los dos líderes acordaron formas de prevenir una confrontación no intencional entre fuerzas armadas rusas e israelíes desplegadas en Siria, dijo Netanyahu a reporteros israelíes después de las pláticas, reportó el periódico Haaretz.

Naciones de Occidente sospechan que la movilización de aeronaves, misiles, tanques y otros equipos militares rusos a Siria tienen el propósito de apoyar al gobierno del presidente sirio Bashar Assad. Rusia ha insistido en que su intención es ayudar a Siria, un viejo aliado, a combatir al grupo Estado Islámico, y ha instado a Occidente a coordinar también sus esfuerzos en ese sentido con el gobierno de Assad.

Netanyahu advirtió además que la actividad militar rusa en Siria podría amenazar a fuerzas israelíes, repitiendo una advertencia emitida por Estados Unidos la semana pasada.

Al inicio de su reunión en la residencia de Putin a las afueras de Moscú, Netanyahu le dijo que Irán y Siria han estado suministrando armas avanzadas al grupo Jezbolá y que están "tratando de establecer un segundo frente terrorista en los Altos del Golán", que Israel capturó de Siria y se anexó en 1981.

Putin respondió diciendo que los temores de una agresión siria contra Israel eran infundados.

"Sabemos que las fuerzas armadas sirias y Siria de manera general están en tal estado que no tienen tiempo para un segundo frente. Ellos necesitan salvar su propio Estado", dijo Putin a Netanyahu en comentarios que fueron televisados. "No obstante, comprendo sus preocupaciones", agregó.

Netanyahu dijo a Putin que Rusia necesitaba saber que Israel tomaría acciones para evitar estas transferencias de armas, y por lo tanto era importante asegurar que no haya malas interpretaciones entre sus fuerzas militares.

___

Ian Deitch en Jerusalén contribuyó a este reporte.