Unos 70 rebeldes entrenados por Estados Unidos regresaron a Siria luego de recibir capacitación en Turquía, y cruzaron la frontera a bordo de vehículos artillados, confirmó el lunes el Comando Central del ejército estadounidense.

Los hechos se dan mientras el gobierno estadounidense pasa apuros para defender su estrategia militar contra el grupo Estado Islámico, que incluye ofensivas aéreas y programas de entrenamiento, asistencia y equipamiento de fuerzas locales. La semana pasada, el portavoz del Comando Central, el coronel de la Fuerza Aérea Patrick Ryder, dijo que unos 100 reclutas sirios estaban por completar sus programas de entrenamiento y pronto volverían a Siria.

El Comando Central dijo en un comunicado de prensa que unos 70 graduados del programa sirio de entrenamiento han reingresado a Siria con sus armas y equipamiento, y operaban como la Nueva Fuerza de Siria al lado de los curdos, los árabes suníes y otras fuerzas que combaten al grupo Estado Islámico.

El regreso de los rebeldes fue reportado en primera instancia por el Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña.

En julio, poco después de que llegaron los primeros 54 combatientes entrenados por Estados Unidos, fueron objeto de un ataque de la filial siria de al-Qaida, conocida como Frente Nusra o Jabhat Al-Nusra. Varios resultaron muertos y otros fueron tomados como rehenes. Ryder dijo que la mayoría de esos rebeldes se desbandaron: De los 54, uno fue asesinado, otro está secuestrado; nueve han vuelto a combate, 11 están disponibles pero no en Siria, 14 volvieron a Siria pero renunciaron al programa y se desconoce el paradero de los otros 18.

El director del Observatorio, Rami Abdurrahman, dijo que los rebeldes volvieron la noche del viernes. Estaba previsto que regresaran a inicios de mes y han recibido entrenamiento de tropas británicas, estadounidenses y turcas cerca de Ankara, capital de Turquía. Agregó que los hombres volvieron al país en 12 vehículos equipados con armas y cruzaron la frontera cerca del pueblo turco de Kalis. Cada uno de ellos llevaba un bolso con armas personales y chalecos blindados.

___

Los periodistas de Associated Press Robert Burns en Washington y Albert Aji en Damasco, Siria, contribuyeron a este despacho.