Una jueza federal argentina denunció el lunes que le robaron 5.000 euros en el aeropuerto internacional de Barajas, Madrid, y vinculó el hecho a la causa que investiga por delitos de lesa humanidad cometidos durante el régimen franquista.

María Servini de Cubría denunció que el robo se produjo cuando personal de seguridad privada de la terminal aérea la obligó a sacarse un cinturón de viaje que utiliza para guardar dinero y dejarlo en un canasto para pasarlo por el escáner.

"Me sacaron el dinero que llevaba en la cintura. Es la primera vez que veo que el dinero se pasa por el escáner...me di cuenta de que el solo hecho de pasarlo por el escáner el dinero iba a desaparecer y efectivamente así fue", dijo Servini de Cubría desde Madrid a radio La Red de Buenos Aires.

La jueza afirmó que "no sé si me han hecho esto porque soy yo, y acá hay gente que no me quiere, o es la costumbre de esta empresa", a la que identificó como la compañía de seguridad privada Prosegur.

"Es una maniobra, todo orquestado", apuntó.

La magistrada argentina instruye desde 2010 una investigación por delitos de lesa humanidad cometidos en España entre 1936 y 1977, un período que abarca la guerra civil, la dictadura de Francisco Franco y los dos años que transcurrieron entre la muerte del dictador y la celebración de las primeras elecciones democráticas.

Como parte de la causa, iniciada por la denuncia de familiares de las víctimas ante la justicia argentina, España ha rechazado la extradición de dos agentes vinculados al aparato represor franquista solicitada por Servini de Cubría en 2013. La nación europea da por cerrada la causa franquista al amparo de la ley de amnistía de 1977.

"Mucha gente no me quiere. No quiere que se investigue, el mismo gobierno español", dijo la jueza, quien confirmó que denunció el hecho y dio aviso al consulado de su país en Madrid.

Servini de Cubría llegó a Barajas procedente de Buenos Aires. Dijo que tenía previsto tomar otro vuelo a Bruselas, Bélgica, para participar de una conferencia sobre derechos humanos. Detalló que viajaba acompañada con otras dos personas y que ella era la encargada de trasportar el dinero de todos para la estadía en Europa.