Pese a la intensificación de críticas en su contra, el precandidato presidencial republicano Ben Carson se niega a retractarse de sus afirmaciones del fin de semana en el sentido de que los musulmanes no deben ser presidentes de Estados Unidos.

El neurocirujano retirado trata de sacar provecho al reciente impulso que obtuvo rumbo a las primarias republicanas, y sus palabras ponen de relieve un sentimiento común entre los votantes de ambos partidos que concuerdan con la oposición de Carson a que un musulmán gané la presidencia del país.

Carson dijo a la cadena NBC el domingo que "no abogaría por poner a un musulmán a dirigir esta nación".

Su oficina de campaña reportó un fuerte aumento en donaciones a la misma y más de 100.000 nuevos amigos en Facebook un día después.

Su director de campaña Barry Bennett dijo el lunes a The Associated Press: "Mientras la izquierda está refunfuñando al respecto, los votantes de las elecciones primarias republicanas están con nosotros al menos (en una proporción de) 80-20".

"La gente, en Iowa particularmente, dice: '¡Sí!, nosotros tampoco vamos a votar por un musulmán''', comentó Bennett. "No me importa el barullo; no nos está dañando, eso es seguro".

En una conferencia de prensa en el Capitolio, el líder del mayor grupo defensor de los musulmanes en el país pidió el lunes que Carson se retire de la contienda por la nominación presidencial por considerar que es "incapaz para dirigir debido a que sus puntos de vista contravienen la Constitución de Estados Unidos".

"Hace no mucho tiempo, algunas personas pensaban que un católico no podía ser presidente, que un afroestadounidense no podía ser presidente", dijo Nihad Awad, director ejecutivo del Consejo sobre Relaciones Islámicas-Estadounidenses. "Estuvieron equivocadas entonces, y están equivocadas ahora". Citó el Artículo 6 en la Constitución, el cual establece, "ningún examen de religión deberá ser requerido como calificación para ningún cargo público en Estados Unidos".

Al menos un republicano se unió al coro de demócratas que condenaron la declaración de Carson.

El senador federal Lindsey Graham dijo el domingo que el comentario "muestra que el doctor Carson no está preparado para ser comandante en jefe". Hillary Rodham Clinton, quien encabeza la contienda entre precandidatos presidenciales demócratas, se manifestó el lunes sobre el asunto a través de Twitter: "¿Puede un musulmán ser presidente de los Estados Unidos de América? En una palabra: Sí. Ahora sigamos adelante".

Una encuesta de Gallup en junio encontró que 54% de los republicanos no votarían por un candidato musulmán calificado de su propio partido, mientras 27% de los demócratas dijeron lo mismo.