Croacia incorporó al cuerpo técnico de su selección de fútbol a Josip Simunic, el defensor que se perdió la Copa Mundial del 2014 al ser suspendido por diez partidos por alentar a la multitud a que entonara un cántico pronazi durante un encuentro de las eliminatorias en el 2013.

La federación croata anunció que Simunic será el ayudante del técnico Ante Cacic.

A Croacia se le dedujo un punto en las actuales eliminatorias porque apareció una svástika pintada en el terreno de juego antes de un partido contra Italia en junio. Y tendrá que jugar sus dos próximos partidos como local sin público por ese incidente.