La presidenta Michelle Bachelet anunció el lunes un paquete de medidas que incluye la entrega de 1.470 y 740 dólares de ayuda para los damnificados por el terremoto y tsunami que afectaron el centro norte chileno.

El terremoto de magnitud 8.3 del miércoles por la noche y el posterior maremoto que golpeó las costas de una zona del norte dejó 13 muertos, cuatro desaparecidos y unos 9.000 afectados que perdieron sus viviendas y/o fuentes de trabajo, especialmente en el rubro de los pescadores artesanales.

Bachelet dijo que los damnificados por el tsunami recibirán un millón de pesos (1.470 dólares), y los afectados por el terremoto serán apoyados con la mitad de esa cifra.

El terremoto se sintió en el centro del país y en las ciudades y localidades norteñas más cercanas a Santiago, especialmente en el puerto de Coquimbo, en Illapel, Tongoy, Combarbalá, todas cercanas al epicentro del movimiento telúrico.

"Nosotros sabemos que cualquier medida no compensa las pérdidas que sufrieron durante esta nueva catástrofe natural, pero queremos que la gente sepa que el gobierno no los va a dejar solos y vamos a entregar apoyo suficiente para que puedan retornar sus vidas a la normalidad", dijo la mandataria.

A comienzos de agosto inéditas marejadas asolaron las costas chilenas de norte a sur, y en marzo último el norte sufrió aluviones producto de inusuales lluvias en esa zona desértica. Además, el 1 de abril de 2014 ciudades norteñas como Iquique y Arica fueron remecidas por un fuerte terremoto de magnitud 8.2.

El gobierno no ha entregado una estimación de los daños, mientras Bachelet precisó que la ayuda se centrará en subsidios al empleo, al sector pesquero, comercio y a la infraestructura del puerto de Coquimbo.