Un atacante suicida detonó un vehículo cargado de explosivos frente a la puerta del palacio presidencial de Somalia el lunes por la noche, matando por lo menos a cuatro personas, informó un oficial de la policía somalí.

El capitán Mohamed Hussein dijo que el atacante estrelló su vehículo cerca de los soldados que custodian el complejo en Mogadiscio, la capital. En la misma zona están las residencias oficiales del presidente, el primer ministro y el presidente del Parlamento.

Al parecer el atacante tenía como objetivo matar a funcionarios extranjeros que salían del palacio presidencial y murieron dos de ellos, informó el capitán, quien no precisó la nacionalidad de las autoridades. Al menos dos soldados también murieron en la explosión, agregó.

En la zona de la explosión podía verse una gran cantidad de humo y los soldados dispararon al aire para dispersar a la multitud que llegó, de acuerdo con el testigo Abdirahman Mohamed, quien vive cerca del palacio presidencial. Las ambulancias llegaron rápidamente para trasladar a las víctimas a hospitales.

El grupo extremista islámico somalí Al Shabab, vinculado con Al Qaeda, se atribuyó la responsabilidad del ataque en un mensaje trasmitido por la estación por internet Andalus.

En el mensaje señala que el ataque tenía como blanco "importantes líderes apóstatas e invasores extranjeros cristianos".

A pesar de que fueron expulsados de muchos de sus bastiones, los combatientes de Al Shabab siguen lanzando ataques mortales en Mogadiscio y otros lugares de Somalia, algunas veces contra soldados de la Unión Africana y funcionarios del gobierno.

El ataque ocurre mientras los líderes regionales y nacionales somalíes realizan consultas enfocadas en las elecciones presidenciales del año entrante.