La agencia nuclear de Naciones Unidas reconoció que accedió a que expertos iraníes tomaran las muestras que el ente busca analizar para dar con señales de que Teherán podría haber trabajado en armas atómicas, dijo su máximo responsable el lunes agregando que las investigaciones cumple con los estrictos estándares de la agencia.

Habitualmente son expertos de la Agencia Internacional de la Energía Atómica de la ONU quienes realizan la toma de muestras. Pero el jefe de la OIEA, Yukiya Amano, dijo que los iraníes ejecutaron esa fase de la investigación en Parchin, donde la agencia sospecha que Teherán pudo haber probado detonadores para armas nucleares.

Esta iniciativa parece formar parte de un proyecto de acuerdo confidencial con la agencia que permite que Irán recoja sus propias muestras. No estuvo claro de inmediato si expertos de la OIEA estuvieron presentes durante la extracción.

Sin embargo, Amano dijo el lunes que el procedimiento cumple con los estrictos criterios de la agencia de la ONU. La OIEA, sostuvo, confirma "la integridad del proceso de toma de muestras y la autenticidad de las mismas".