La UEFA ha descartado la posibilidad de que sea común el uso de sustancias entre los principales futbolistas después de que un estudio que encargó mostrara un alto número de casos de niveles sospechosos de testosterona.

Según el estudio publicado en la más reciente edición de una revista científica mensual, fueron detectados altos niveles de testosterona en el 7,7% de las muestras de orina que tomaron los investigadores a 879 jugadores.

Esos niveles podrían ser indicio de la utilización de esteroides anabólicos.

La UEFA jamás hizo pública la investigación, que difundió el domingo en un despacho el medio público alemán de difusión ARD.

Sin embargo, la UEFA anunció este mes que en la actual campaña agregó a su programa de pasaportes biológicos el registro de los esteroides que hayan utilizado los jugadores.

"El estudio simplemente muestra que la introducción del pasaporte biológico que abarca esteroides en el fútbol podría ser benéfico al ofrecer ulteriores posibilidades de análisis en casos de resultados atípicos en las pruebas", indicó la UEFA.

"La UEFA ha tenido por muchos años en vigencia un programa antidopaje muy cabal con la realización de más de 2.000 pruebas al año y sólo dos casos positivos, ambos por consumo de drogas recreativas, lo cual muestra que es extremadamente raro el uso de sustancias prohibidas en el fútbol".

El estudio se basó en 4.195 muestras de orina tomadas principalmente a jugadores que figuraron en la Liga de Campeones de 2008 a 2013. Los resultados fueron analizados por investigadores de 12 laboratorios antidopaje en Europa.

La UEFA dijo que no se tomaron las "pruebas B" ni se efectuaron análisis adicionales para confirmar si los altos niveles de testosterona se debían o no al consumo de sustancias prohibidas.