Los maestros en Seattle aprobaron un contrato sindical con el distrito escolar, con el que oficialmente ponen fin a un par de labores de una semana que había atrasado el inicio del ciclo escolar para cerca de 53.000 estudiantes.

La cancelación de clases inició el 9 de septiembre en el más grande distrito escolar del estado de Washington y fue suspendida a la espera del resultado de la votación del viernes de los 5.000 integrantes del sindicato. Ambas partes habían llegado a un acuerdo tentativo la semana pasada que permitió que el primer día de clases iniciara el jueves.

Los miembros del Sindicato Educativo de Seattle ratificaron el acuerdo de tres años en una reunión el domingo en el centro de la ciudad. El contrato otorga a los profesores un aumento salarial de 9,5% a lo largo de tres años, recesos de 30 minutos garantizados para estudiantes de primaria y una mayor participación de los profesores en la estandarización de los exámenes.

Los maestros no habían tenido un aumento salarial en seis años que les compensara la elevación del costo de la vida porque la legislatura no les consiguió los recursos, pero el distrito escolar afirmó anteriormente que en ese periodo les había concedido incrementos que alcanzaban en conjunto 8% con dinero de otras asignaciones.