La Copa Davis ha regresado en el tiempo a 1904.

Gran Bretaña y Bélgica aseguraron triunfos el domingo por 3-2 en las semifinales, y chocarán en una repetición de su final de hace 111 años, la última vez que el equipo belga avanzó a esta instancia. En aquella ocasión Gran Bretaña ganó 5-0 y volverá a ser favorito en noviembre gracias a Andy Murray, quien superó a Bernard Tomic en el primero de los duelos dominicales de singles, dándole a su país una ventaja irreversible.

Murray ganó los tres puntos de su equipo en Glasgow, Escocia, al dominar sus dos partidos de singles y hacer dupla con su hermano Jamie para imponerse en cinco sets en los dobles del sábado.

Steve Darcis dio el boleto a Bélgica al imponerse al argentino Federico Delbonis en el quinto y decisivo partido de la otra semifinal, disputada en Bruselas.

Gran Bretaña avanzó a su primera final en 37 años gracias a que Murray se repuso de dolencias en la espalda para vencer a Tomic por 7-5, 6-3, 6-2.

"Realmente no estaba pensando en la historia o algo así, solo me concentré en los puntos", dijo Murray. "Obviamente estoy contento de que avancemos. Sabíamos que era un partido extremadamente difícil, Australia tiene muchas variantes y experiencia".

Darcis había perdido su primer partido de individuales y el dobles del sábado para que Argentina montara una ventaja de 2-1. Pero finalmente, el belga consiguió el punto decisivo por 6-4, 2-6, 7-5 y 7-6 (3) ante un gran ambiente en Forest National.

Antes, el mejor jugador belga, David Goffin, se impuso a Diego Schwartzman para empatar la serie.

"Para nuestro pequeño país es algo muy bueno. Para mí es enorme. Peleé y peleé y logré ganar", dijo Darcis. "David Goffin jugó grandioso, me dio la oportunidad de terminar el trabajo".

La final se disputará del 27 al 29 de noviembre.

En los playoffs del Grupo Mundial, Estados Unidos, Suiza, Alemania, Japón e Italia fueron los equipos que se mantuvieron en el más alto nivel de la competencia para el año entrante.

Roger Federer aseguró el triunfo de Suiza sobre Holanda al vencer a Thiemo de Bakker, 144 del mundo, por 6-3, 6-2 y 6-4. Con ello, Suiza tomó una ventaja decisiva de 3-1.

Suiza ganó su primera Copa Davis el año pasado, con Federer y Stan Wawrinka en el equipo, pero estuvo en peligro de salir del Grupo Mundial luego de que ambos se ausentaron de la serie de primera ronda ante Bélgica en marzo pasado, ganada por el equipo belga.