Extremistas detonaron tres artefactos explosivos en Maiduguri, capital del estado de Borno, en el noreste de Nigeria, informó el domingo un funcionario castrense.

No había de inmediato detalles disponibles sobre las víctimas, dijo el portavoz militar coronel Sani Kukasheka Usman.

Ningún grupo se ha adjudicado el ataque, pero las sospechas iniciales cayeron sobre el grupo extremista islámico Boko Haram, que ha recurrido a tácticas de ataque y retirada después de que el ejército nigeriano recapturara territorio otrora controlado por la insurgencia.

Usman añadió que los ataques muestran un incremento de la desesperación de Boko Haram. Al menos 20.000 personas han perdido la vida en la revuelta escenificada por Boko Haram que ha durado seis años y ha dejado 2,1 millones de refugiados en tres países.

Más de 1.000 personas han muerto a causa de la violencia de Boko Haram desde que el presidente Muhammadu Buhari fue elegido en marzo con su promesa de eliminar a los extremistas.

Este año, efectivos de Chad y Nigeria expulsaron a los rebeldes de unas 25 localidades que la insurgencia controló durante meses en una zona donde habían declarado un califato.

En marzo, los rebeldes juraron lealtad al grupo Estado Islámico.